domingo, 14 de junio de 2015

Stranger in a strange land (2)



Enemy of mine, I'm just a stranger in a strange land.
Running out of time, better go, go, go!
(30StoM)

Una mano. Lo primero que vi fue una mano con las uñas pintadas de un rojo burdeos desconchado. Joder. ¿Qué demonios? La bolsa no era tal, sino más bien una cortina de ducha semi-transparente con un estampado asimétrico. Mierda. ¿Qué coño era eso? Hallé la respuesta al vislumbrar los largos mechones rubios teñidos de sangre. Distinguí piel blanca, trozos de carne rosa y manchas grisáceas, comprimidos entre cinta aislante y plástico grueso. Mis ojos se clavaron en el dueño del coche.
—¿Qué? —El taxista se encogió de hombros, como si tener un cadáver en el maletero fuera lo más normal del mundo.

jueves, 11 de junio de 2015

Stranger in a strange land (1)



Lost in a daydream, what do you see?
If you're looking for Jesus, then get on your knees
(30StoM)

Aquella iba a ser una noche más, otra de tantas patrullando el distrito de Dachnoye, al sur de San Petersburgo. Recorrimos la antigua zona del ferrocarril y nos adentramos en estrechos callejones que apestaban a orín, pasando junto a marquesinas de autobús maquilladas con agresivos grafitis. Nuestra labor se limitaba a ahuyentar a putas y camellos con los destellos de los faros del coche. Mi compañero, Micah, conducía con el rostro serio e impasible que le caracterizaba mientras yo daba cortos sorbos al termo de café. Los turnos de noche eran los más duros, pero también los mejor pagados y una práctica solución para el insomnio, al menos en las horas de lucidez. La jornada avanzaba con tranquilidad, tan solo tuvimos que encender la sirena un segundo para dispersar a un grupo de yonquis. Nada fuera de lo normal. Hasta que vimos el taxi.