viernes, 29 de mayo de 2015

DVADTSAT.



La presencia de Mordekai amarga el delicioso sabor que tenía en la boca. Cuando finalmente consigo pillar por sorpresa a Di y besarla, el muy idiota viene a cortarnos el rollo o a matarnos, que es lo mismo. Veo por el rabillo del ojo cómo la bruja saca del bolso la daga, hasta ahora innecesaria, y se prepara para lanzarse a por el demonio. Es demasiado ingenua, sabe que no está en condiciones y aun así… Me pongo frente a ella de forma protectora a pesar de su mirada reprobatoria.
—Sé cuidarme sola.

martes, 12 de mayo de 2015

DEBIATNADTSAT.



Por un instante los labios de Alexandr vuelven a ser tibios y suaves gracias a la sangre de Sasha y otros mortales que late sutilmente debajo de su piel. A pesar del mito, el corazón de un vampiro continúa vivo, pero de forma mezquina, primitiva e inexplicable. Hay algo más que corre por sus venas, que recubre cada célula resucitada, cada nueva conexión cerebral creada. Una energía, una pulsación eléctrica… un poco de magia. Y yo se lo arrebato. Recupero lo que por ley natural pertenece a los míos y regresa de manera automática, sin dolor ni violencia. Abro los ojos y el alma de Alexandr me contempla, quiero pensar que, al fin, en paz. 

viernes, 1 de mayo de 2015

BOSIEMNADTSAT.



La huelo antes de sentirla. A flores, a impaciencia y a estrés. Su perfume es una intensa amalgama de cansancio y café. Cuando la veo llegar, su presencia es como una aparición divina cubierta de cotidianeidad. Ha cambiado el vestido corto de anoche por unas botas altas y medias térmicas. Cubre su menudo cuerpo con una gruesa parka marrón y la capucha de pelo artificial enmarca su rostro, atenuando un destello que tan solo yo puedo apreciar y admirar.
Mi maestra tenía razón, ha venido. Pero acompañada.